¿Y para qué quiero yo un Smartphone?

FotiKo Toh mOrenikHoo pAl TuEhnti!

Como dijo el famoso novelista Charles Dickens, “Contra más listos son los móviles más tontas son las personas”. Hablo de los Smartphones, esos cacharros pegados a nuestro bolsillo que nos hacen, se supone, la vida más fácil. Y nos hace más tontos. Pero tontos de verdad. De hecho, más de la mitad de los lectores habrá pasado por alto que Charles Dickens murió unos 110 años antes de que el primer teléfono móvil viera la luz, así que la frase es falsa.

Primera lección: Nunca os fiéis de lo que sale en Internet. O al menos contrastadlo con otras fuentes.

Y digo que nos hace más tontos por muchas razones. Ahora, si te pierdes no tienes más que echar un vistazo al mapa para saber en qué calle estás y dónde tienes el estanco más cercano. Antes bastaba con preguntar. Y creedme que molaba más: conocías gente, aprendías a orientarte con el sol, tomabas referencias, descubrías rinconcitos con encanto, callejuelas oscuras donde te robaban la cartera,…

Eso sí, os recomiendo que preguntéis a más de uno: una vez pregunté por la calle Valencia, me indicaron mal y cuando me di cuenta del error ya estaba llegando a Castellón. Un drama.

Segunda lección: Tampoco os fiéis de lo que os diga cualquiera. O al menos contrastadlo con otras fuentes.

A lo que iba. Antes invitabas a cenar a una chica, y para enamorarla te la llevabas a un apartado en el que se vieran las estrellas, señalabas al cielo y con voz de Humphrey Bogart decías: “Mira, nena, el cinturón de Orión“. Y ya podíais estar mirando una farola que ella respondía: “Oh… qué bonito…”. Y era tuya. Tres puntos, colega.

Ahora no. Ahora se descarga una aplicación y te dice: “Qué ignorante, eso es Gliese 481-e, de la constelación Libra, y tiene una masa terrestre de 1,9″. Y tú le respondes: “¡Eso es la farola que plantó mi abuelo después de la guerra, lisssta!”. Y ya la tenéis liada. El polvo plan perfecto al garete. Gracias, señor Nokia, gracias.

Y los juegos… Si os matan en el juego y de pronto notáis un dolor en la cabeza es que os habéis dado en la cabeza con una farola por no mirar el camino. ¡Zombies, que sois todos unos zombies!

Me queda el 2% de batería…

Ahora, una cosa que me tiene acojonado intrigado es el temita del WathsAp o Wassap o WhatsApp o Wasabi, da igual. ¡Cristo, recibir mensajes a cascoporro sin filtros ni nada, y que te suenen ahí, a pelo, donde sea! “Martínez, oigo un vibración repetida que sale de sus pantalones. ¿Es que se alegra de verme?” Así no se pueden tener reuniones de trabajo ni nada, ¡qué estrés! Y no intentes apagarlo que el bicho sigue.

Y yo que pensaba que los teléfonos móviles eran una herramienta para hacernos la vida más fácil y resulta que lo que hace es esclavizarnos: Tienes que contestar cuando te preguntan, hacer muchos puntos en el Apalabrados, responder a los wasabis en tiempo récord y, a todo esto, vigilar de no quedarte sin batería, porque estos cacharros, contra más nuevos más gastan, ¡que parecen un tractor!

P.D.: Finalmente he sucumbido a la fiebre y me he comprado un Smartphone. Ui qué bonito, y cuántas cosas. Ya no soy el amigo caro y puedo ver las actualizaciones del Twitter mientras estoy en el metro yODIOSTOSCACHARROSLAMADREQUELOSTRAJOATODOSY ui, mira, me han etiquetado en otra foto del Facebook, qué bien…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Y para qué quiero yo un Smartphone?

  1. sirvi dijo:

    Esto lo podía haber escrito yo hace escasos dos meses… pero, como tú, sucumbí, y ahora también tengo uno. “¿Para qué quiero yo Internet en el móvil? Un teléfono es para hablar”. Pues para engancharme a todo eso que dices, claro.

    En fin, será que, como hace poco que lo tengo, todavía no me ha atontado lo suficiente, porque con lo de Dickens no me la has dado, ¿eh?

  2. Montse dijo:

    Un post tremendista. Lo he leído desde mi smarthphone oh infamia! Sino lo mismo ni te leo porque no suelo tener el ordenador recién despierta. Sabes? Las lavadoras y la fregóna también son malas malas! Antes cuando la ropa de lavaba a mano quedaba mas bonita y podía disfrutar del jabón entre las manos y del olor mientras frotabas en la pica tus prendas mas delicadas. Lo mismo con la fregona, no había nada mejor q tirarse al suelo para frotar las manchas, no como ahora q nos vemos obligados a depender de un palo… No se captas la indirecta. La tecnología no es mala ni los snarthphones… Son los maleducados q no saben hacer buen uso de ella… A mi whatsap no se me suena tanto… Tu vida es algo peculiar creo… Suerte con tu vicio de apalabrados si no sabes jugar cuando tienes tiempo libre jejejeje! Parece q andas enganchado e indignado por el vicio… Que curioso a algunos fumadores les pasa lo mismo… Un abrazo!

  3. tv1unca dijo:

    muy buen post.. yo hace un año que no me decido y sigo sin hacerlo.. el precio es lo que me asusta, demasiado caro solo para tener FB tw y Wsap a mano.. ah y GPS, clima, etc.

    • En realidad ya no sé por qué los llaman teléfonos si los utilizamos para todo menos para hablar, y móviles, ya que de la batería que gasta siempre los acabamos teniendo enchufados a alguna toma de corriente.
      Habrá que empezar a pedir a los ayuntamientos puntos verdes de electricidad para ir cargando los teléfonos por la calle, como si de una moto leéctrica se tratara. Y si no al tiempo.

  4. Alicia dijo:

    Si es que esto ya no hay quien lo pare, da igual clase alta, media que baja, todo el mundo tiene un teléfono inteligente, aunque se traten de smartphone baratos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s